Mysore, contigo empezó todo (edición 2016)



Hoy por la mañana nos hemos despertado con las noticias relativas al atentado de Niza. Sí, parece ser que la máxima de que de las noticias malas siempre se entera uno, no importa dónde estés, se sigue cumpliendo. Desde aquí nuestras condolencias a todas aquellas personas y familias que hayan padecido este acto en primera persona.

Nosotros estamos muy bien. Lamentamos no haber podido dar noticias a través del blog con anterioridad, para poder tranquilizar a las familias de los alumnos, pero como ya comentamos en posts anteriores, la velocidad de red que tenemos en el hotel de Mysore sólo podría competir con la del McLaren de Fernando Alonso.

Dado que ayer llegamos bastante tarde a la ciudad de Mysore, hemos comenzado el día de hoy visitando a uno de los palacios más significativos del país. Este palacio no ha hecho sino confirmar la increíble diferencia de clases reinante en este país. Recordáis cómo el primer día comentábamos que el príncipe de Karnataka acababa de contraer matrimonio en el castillo de Bangalore? Pues ya sabéis a quién pertenece este palacio.

img1.jpg

Tras la visita al palacio, que como es habitual, se ha prolongado más de lo esperado, nos hemos dirigido a comer a un restaurante en el que por primera vez desde nuestra llegada a India, los alumnos han podido disfrutar de una comida sin picante. Creo que es la única vez en la que prácticamente la totalidad de los alumnos han repetido. Además, podemos confirmar que por un día la dieta de más de uno ha variado del pan, pasta y helado, ya que hoy hemos podido comer pollo, pasta, verduras y ensalada, y digo podido comer, no porque en los días anteriores estas opciones no estuvieran en la dieta, sino porque en muchas ocasiones el picante hacía que los alumnos salieran de la fila de la comida más escopetados que cuando termina una clase en la Universidad.

img2.jpg

Tras la comida, nos hemos acercado a Infosys, una de las joyas de la corona en términos empresariales del país. Infosys es una empresa de software fundada en 1981 en la ciudad de Mysore, y para cuya constitución se emplearon 10.000 rupias, algo así como 130 Euros. Ahora cuenta con 194.004 empleados y una capitalización de mercado de 42,23 billones de dólares, y es la primera empresa india en cotizar en el mercado de valores Nasdaq (desde 1999). Impresionante la coordinación que están logrando los alumnos como consecuencia del Intercultural Immersion Programme. Para muestra un botón, y si no, atención al cruce de piernas que nos regalan las 4 personas de la primera fila en la siguiente foto. Ojiplático me hallo.

img3.jpg

Las cifras que caracterizan a la empresa son realmente llamativas. De la totalidad de ventas de Infosys, sólo el 2,5% de los ingresos provienen de la India (63% de Norteamérica, y 23% de Europa). El objetivo que tienen planteado para el año 2020 es el de equilibrar su exposición en el mercado de tal forma que el 40% de los ingresos vengan de Norteamérica, otro 40% de Europa y un 20% de India.

Una de las medidas que más nos han sorprendido es  la forma en la que se entiende el “fairness” (justicia social) en la empresa. Como toda organización, Infosys también tiene una serie de objetivos a alcanzar como resultado de su actividad. Sin embargo, cosas de la vida, no siempre se logran. ¿Y qué suele pasar cuando los objetivos no son los esperados y la empresa no consigue crecer como el mercado (la financiación) deseaba? Respóndase usted mismo que pasaría en su empresa e incluso en su país. Bien, pues en Infosys, cuando los objetivos no son los deseados, no se opta por despedir empleados o reducir el salario de los ingenieros, sino que son los miembros del consejo de administración los que se reducen su salario, pudiendo llegar la reducción hasta un 50%. ¿Y por qué? Bien, según nos han justificado, porque los trabajadores (en el caso de esta empresa en particular, principalmente programadores de software e ingenieros) desarrollan sus actividades y sus proyectos independientemente de cómo responda el mercado. Son las personas que se sitúan en las instancias más elevadas del organigrama de Infosys las que se deben encargar de vender los servicios, de comunicar a los clientes los proyectos, los nuevos productos, etc. por lo que si no se consigue incrementar las ventas, no es por la falta de actividad de los empleados, sino por la ineficacia de los órganos superiores. Sorprendente.

Otra de las características de Infosys es el conjunto de programas que tienen implementados buscando la mejora de la comunidad local en la que se ubica la empresa, y la continua búsqueda de la mejora de la salud no sólo de sus empleados, sino también de sus familias.

También merece una mención especial el tipo de empleados de la empresa, conocidos como “Infoscions“. Infosys tiene una tasa de rechazo del 95%. Es decir, 95% de las solicitudes de interés que reciben de potenciales empleados no son consideradas. Es decir, tienen muy claro el tipo de perfiles que buscan, y los buscan independientemente de dónde se encuentren. Y para poder atraer este tipo de “high profile engineers“, son dos los incentivos que ofrecen: alojamiento y educación. Y ambos son financiados por la empresa. En cuanto al alojamiento, las instalaciones de Mysore ofrecen apartamentos para más de 40.000 personas. En cuanto a la formación, uno de los valores fundamentales en los que creen, son aproximadamente 20.000 personas las que reciben algún tipo de formación, independientemente del cargo que ocupen, de su idioma o de su ubicación. Es decir, en términos medios son más de 700 personas las que están formándose de manera continua durante los 365 días del año. Para mi los quisiera.

Entre las competencias que buscan entre sus empleados, además de la programación y del dominio del software, también buscan capacidades de resolución de problemas, de comunicación, de trasladar los problemas de un lenguaje técnico a un lenguaje formal que sea comprensible por proveedores y clientes, y capacidad de interactuar con perfiles de múltiples disciplinas.

Dada la diversidad y la cantidad de perfiles existentes, la empresa dispone de una plataforma (K-shop) que actúa de repositorio, y en el cual es necesario subir todo el conocimiento desarrollado durante la ejecución de cada proyecto, de tal forma que sea posible capturar todo aquel conocimiento “vivo” dentro de la organización. Ello hace que las ineficiencias derivadas de la fuga de talento, o de la jubilación de ciertas personas clave dentro de la organización se vean minimizadas al máximo.

img4.jpg

Sin duda alguna, una visita que ha dado mucho juego, de la cual todos tenemos mucho que aprender y muchas conclusiones que extraer. Dicho esto, también hay que hacer mención a que se empieza a respirar en el ambiente una cierta tristeza o nostalgia por el hecho de que el viaje esté llegando a su fin. Son varias las personas que ya se preguntan si esto se va a quedar aquí y se preguntan si la unión que están viviendo los alumnos es algo que se va a prolongar en el tiempo. Sin duda, es un regalo que los alumnos tienen en sus manos y que deben ser capaces de valorar y de cuidar. Ojala dentro de unos años podamos decir aquello de Mysore, contigo empezó todo.

300x300

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s