No es un adiós, es un hasta luego

 

Hoy, de la mano de la Fundación Vicente Ferrer, hemos tenido la oportunidad de conocer la India más profunda.

La primera parada del día ha sido en la aldea de Chinnabalapam Palli, a la que nos hemos acercado en unos todoterrenos después de unas dos horas de viaje. Lo primero que nos hemos encontrado ha sido una bienvenida por todo lo alto en la que han realizado un ritual para ahuyentar los malos espíritus. Una vez que nos han puesto el bindi en la frente nos hemos adentrado en la aldea.

IMG_1405

IMG_0178

El objetivo de la visita consistía en enseñarnos las viviendas construidas por la fundación para proporcionar respeto, dignidad y seguridad a las familias. Además querían mostrarnos la evolución conseguida con las ayudas proporcionadas por la fundación. Así pues, hemos podido contemplar las diferencias entre las viviendas originales en las que vivían (chozas),  las viviendas construidas en una primera fase (2004) y las construidas en una segunda fase este mismo año (2017). Estas han ido aumentando de tamaño y se les ha incorporado el baño. Algo a destacar es que la propiedad de la vivienda está a nombre de la mujer para así impulsar su empoderamiento sobre el del hombre con el fin de conseguir la igualdad. Por otro lado, las familias son responsables de la construcción de su futuro hogar, por ello participan activamente en la construcción.IMG_0189

Además de proporcionarles un hogar, tratan de concienciarles de la importancia de la educación y así hacerles responsables de sí mismos, dándoles la oportunidad de crecer como personas y de formarse profesionalmente para lograr un futuro mejor.

 

Una vez habernos despedido de las familias, hemos ido a comer a Kalyandurg donde después hemos visitado un hospital construido por la fundación en el 2005. Para hacernos una idea de su dimensión, diariamente atienden a 1200 pacientes, siendo alrededor de 400 consultas en pediatría. Hemos podido dar una vuelta por el hospital y aunque la visita en general nos haya impactado, han sido las unidades de neonatos y pediatría las que no nos han dejado indiferente a ninguno.

IMG_1425

Después del hospital, hemos vuelto al campus y allí nos han dejado tiempo para descansar antes de reunirnos con Anna Ferrer. Hemos tenido el placer de escuchar a Anna que nos contaba con mucha admiración el trabajo realizado durante casi 50 años junto a si marido Vicente Ferrer, el principal protagonista.

Este proyecto comenzó con la convicción de Vicente de que la erradicación de la pobreza no era un sueño sino una realidad. Esto se consigue con un buen equipo, constancia, recursos y buena relación con las familias. El fin es conseguir el desarrollo que lo definen como: “El desarrollo es cuando una persona tiene el control de su propia vida”.

Una de las preguntas compartidas por todos los seres humanos son: ¿Qué somos? Y ¿Para qué estamos? Vicente responde a esto diciendo que tenemos la responsabilidad de ayudar a erradicar la pobreza extrema. Puede resultar utópico pero todo es posible con una fuerte convicción y motivación. Tal como decía Vicente “Ninguna acción buena se pierde en el camino. En algún lugar quedará  para siempre”

IMG_0243

PD: con esto y un bizcocha ¡hasta India 2018!

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s