“CON HAMBRE DE LA ÚLTIMA EXPERIENCIA”

Para empezar el octavo día, partimos hacia Wuerth electronics, con los baches usuales de las “astopistas” de la India. A pesar de nuestra ignorancia en el campo de las placas base, hemos conseguido entender su programación y funciones. Finalmente encontramos a un hindú dándonos explicaciones con una pronunciación apta para nuestros oídos, se agradece jeje. Podemos decir que empezamos a formarnos como ingenieros.

A continuación fuimos a Chamundi Hills, por la carretera como si fuese el puerto de Azkarate. Hemos podido apreciar unas vistas maravillosas de Mysore. Al no poder entrar en el templo, decidimos matar el gusanillo con un coco de los puestos con el permiso de los monos que acechaban nuestro manjar.  Bajando el puerto parecía que íbamos en “goitibera” hasta llegar al restaurante, donde sorprendentemente la comida NO PICABA, incluso había yogurt; algo increíble en este país.

Después de comer, hemos vistado Silk Corporation. Una empresa de seda y sarees(típicos trajes de mujeres en la India) muy conocida dentro del país. Ha sido muy peculiar debido a que el ruido que hacían las máquinas de coser, se asemejaba  a una batucada. Nadie ha comprado ningún saree por su elevado precio, una pena porque eran realmente bonitos. Podemos decir que ha sido la visita más diferente y la que menor feedback hemos obtenido.

Cómo última visita a una empresa, hemos asistido a la empresa Karnataka Sandalwood Oil Factory, una empresa que obtiene desde el interior de la madera del sándalo, aceites para jabones e incienso. Tras la visita nos han dado la opción de comprar los productos fabricados en la misma, nos ha sorprendido su insistencia tal vez alguno no se ha duchado esta mañana jeje. Como curiosidad, había plantados unos árboles de propiedad nacional que el individuo que los robe podría pasar hasta 10 años de cárcel, nadie se ha atrevido.

Tras nuestra visita a  la última empresa, hemos ido al Bird Park , en el principio de nuestro viaje en la India nos dijeron que según la cultura hindú los animales son respetados y admirados, pero no hemos dejado de ver muchos casos de maltrato animal como ha sido el caso de este parque. Decimos esto, justificado por las condiciones en las que estaban y por el hecho de estar varios pájaros encerrados en la misma jaula, no tiene mucho sentido. Finalmente, muy cansados del duro día hemos tenido tiempo libre para acabar nuestras últimas compras en Mysore.

Al terminar las compras, hemos ido al hotel Quórum a cenar. Después de la cena, con un menú igual de similar que los anteriores 7 días, hemos ido a la piscina con gran ansia y hemos disfrutado de una pachanga de fútbol para despejarnos, ha sido la revancha de ayer. Y finalmente nos hemos despedido oficialmente del innombrable (the professor) que ha estado con nosotros todo el viaje compartiendo con nosotros sus conocimientos.

 

PD: Deseosos de ir a la fundación Vicente Ferrer, pero no tanto de hacer el viaje de 6 horas. Las fotos se subirán mañana al llegar a Anantapur.